Harley Queen y el feminismo

(Mi opinión personal de la película Birds of Prey.)

Hoy quiero dirigirme por igual a hombres y mujeres (realmente nunca he escrito para unos u otros en lo particular, pero en estos momentos me parece pertinente hacer la aclaración) para hablar de Harley Quinn y el feminismo en la película de Aves de Presa, (actualmente en cartelera) en esta reseña que elaboro para darles mi perspectiva al respecto de lo que puedo ver y leer entre líneas de la triste, paranoica y bastante incómoda película que –disfruté- (léase con tono sarcástico) anoche.

Para hacer una muy breve introducción, Birds of Prey nace de manos de de Jordan B. Gorfinkel y Chuck Dixon como título de un cómic de la franquicia DC, donde participan personajes femeninos. En ella destaca Batichica, transformada en Oráculo después de su desafortunado incidente de Killing Joke, donde el Joker le rompe la espalda y queda en silla de ruedas, sin movimiento de las piernas.

Además de ella, Black Canary (Canario Negro) y Hauntress (La Cazadora) forman el equipo de trabajo que captura criminales en Gotham City sin que Batman u otros miembros de su equipo se involucren normalmente.

En algunas ocasiones el dueto de Harley Quinn y Poison Ivy, son su contraparte para narrar historias interesantes, en otras ediciones sumándose al equipo la escurridiza Catwoman, generando un trío donde la estrategia y la habilidad, sumada a los poderes de aquellas que lo ostentan, son también protagonistas.

Estos personajes femeninos del universo de DC Cómics tienen sus cualidades y su imagen icónica definida por sus creadores. Aquellos que han leído sus historias disfrutan de la eterna lucha del bien contra el mal efectuada por este equipo de mujeres talentosas y fuertes, cada cual a su manera.

Y aquí termina la reseña de lo que Birds of Prey era, y murió a manos de Cathy Yan (directora), de Margot Robbie (productora adjunta y actriz protagónica), y de Christina Hodson (guionista) de la película homónima y recién estrenada.

Voy a ser cuidadosa para no hacer spoilers por si alguna alma solitaria e ingenua (como yo que pagué la entrada del Imax para verla, ¡ouch!) quiere darle una oportunidad y tirar a la basura dos horas de su vida.

Primero, diré que la historia es aburrida, predecible y muy incoherente. Nunca en todo el tiempo de su duración (toda una tortura quedarse hasta el final) logró engancharme ni siquiera un poco. No tiene ritmo, y abusan de los flashbacks para la narrativa sin que fuese necesario.

Luego, la producción está plagada de efectos y de escenarios desagradables e incómodos, Un despliegue de lo absurdo que puede ser cualquier lugar decorado por una mujer con mucho dinero y sin gusto, similar a lo que una persona agresiva bajo el influjo de psicotrópicos dibujaría en un viaje. Como ejemplo, una calle llena de glitter morado sin justificación alguna, gráficos agresivos y que parecen salidos de un sueño ácido, desorden, despliegue de colores y figuras sin ton ni son.

La fotografía es mala y aburrida. El diseño de vestuario, horrendo. Las actuaciones poco creíbles. Me parece un ejemplo del caso donde los actores no se creen nunca sus papeles, pero sobreactúan para compensar y ganarse su paga.

La niña alrededor de la cual gira la nefasta trama es un dolor en el trasero de principio a fin. El malo es ridículo. Los detalles escatológicos me parecen sobradísimos y muy desagradables. La ausencia de Barbra Gordon, (Oráculo) imperdonable (Se tenía que decir y se dijo).

El casting es una obvia declaración de –Somos Incluyentes y no Racistas- que termina pareciendo un catálogo de tipos físicos y de edades. O quizás estrategia para que la única protagonista que destacara por ser blanca, extravagante y rubia fuese Margot Robbie. A ese nivel.

Robert Downey Jr. como Linterna Verde

Lo único rescatable es el soundtrack, pero no es producción original. Tomaron temas ya elaborados y pagaron derechos para usarlos como himnos de lucha feminista en la trama.

Quisieron hacer una versión femenina de la épica película del Joker a manos del talentoso Joaquín Phoenix. Y a cambio, obtuvieron un claro ejemplo de lo que ahora es el feminismo. Un movimiento paranoico y descontrolado, con tintes violentos. Tristemente estoy segura que muchas van a tomar a Harley Quinn para posicionarla como imagen de la lucha feminista, lo cual será patético y deplorable.

¿Realmente una loca psicópata, enamorada de un asesino serial, es el ejemplo a seguir para obtener cambios en la posición de la mujer en la sociedad? No lo creo.

No encuentro nada para defender, tristemente. Y quise hacer esta reseña porque entiendo que cualquier hombre que quisiera hacer algo parecido, sería quemado en leña verde por su misoginia. Pues bien, yo no soy hombre. Y ver estas expresiones de feminismo a ultranza me hacen sentir incómoda de ser mujer.

Odio entender que las mujeres tenemos demasiado tiempo queriendo que el mundo masculino voltee a vernos y nos valore, nos respete, nos acepte por ser tal y como somos.

Y como no sabemos cuál es el mejor camino, rompemos, quemamos, pintarrajeamos edificios, gritamos, atacamos a todos los hombres por igual como si fuésemos enfermas psiquiátricas salidas de Arkham Asylum.  Ese es el mensaje central.

No podría yo señalar con claridad un movimiento correcto o un camino adecuado que consiga la meta final de la equidad en los géneros, donde las diferencias nos fortalezcan y nos den más herramientas para trabajar en equipo con los hombres en lugar de separarnos radicalmente.

Pero una persona que perdió la cabeza, es ebria, drogadicta, y su huella es la violencia sin sentido no es alguien con quien me pueda identificar en esa búsqueda de equidad. Portarse mal, romper y gritar es lo mismo que hace una niña en un berrinche por que no obtiene lo que quiere. Es inmadurez.

No, ese no es el camino. Violencia engendra violencia, y como mujeres que sabemos lo que es engendrar en nuestro útero, deberíamos cuidar los frutos que salen de nosotras. Deberíamos dejar engendrada la semilla del rencuentro en amor y en equilibrio. Y ya, no más choro. Hasta aquí dejo mi mensaje de la femineidad que quisiera ver.

Cierro mi artículo enfatizando que esta producción es un claro ejemplo de lo que las mujeres no debemos hacer más. Entiendo que haya funcionado de catarsis para alguna o algunas de las involucradas, y que probablemente a DC Cómics no le importaba un pepino el título de Birds of Prey para dejarlo en las manos de quienes lo usaron como desahogo, como si vomitaran todo lo desagradable que llevaban contra los hombres para que pudiesen ser políticamente correctos como franquicia.

Harley Queen y el feminismo

Una película más a la lista de malas versiones hechas por mujeres (Junto a Ghostbusters y otras). Y le doy un amplio reconocimiento a mi admirada Patty Jenkins por su estupendo trabajo como directora de Wonder Woman, de la misma franquicia; demostrando que las mujeres si tenemos talento para hacer cine.

Y cine de Cómics, además.

Si llegaste hasta el final de mi reseña, gracias por tu atención. Eres libre de no compartir mi opinión, si a tí te ha gustado esta película.

¡¡Hasta la siguiente!!

Por Gabby

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.